Encuéntranos en:
Búsqueda:

De la obra De brujos y artilugios, que está dirigida a niños. (Foto: Giullia Martins)

Teatro Grito, 25 años vigente entre la actuación y la formación escénica

El semillero fue el taller de teatro de la Universidad Católica Boliviana (UCB) San Pablo, dirigido por Jorge Ortiz, donde se conocieron quienes en 1988 fundaron el elenco.

La Paz, 03 de abril de 2023 (AEP).- Considera que este arte es un instrumento que permite desarrollar habilidades sociales, resolver problemas, generar empatía. Es una herramienta potente para cuidar la salud emocional.

“Hemos aportado al movimiento teatral, pero también nosotros hemos recibido aportes, hemos tenido la linda experiencia de viajar por todo el país llevando teatro”, afirmó Bernardo Arancibia, productor de Teatro Grito, que el 5 de abril cumplirá 25 años de actividad ininterrumpida.

El semillero fue el taller de teatro de la Universidad Católica Boliviana (UCB) San Pablo, dirigido por Jorge Ortiz, donde se conocieron quienes en 1988 fundaron el elenco.

“Fundamos Teatro Grito y en ese año de fundación y taller de la universidad creamos la primera obra con 30 integrantes y a partir de esa experiencia se consolidó el grupo hasta hoy”, recordó Arancibia, quien se describe como una persona trabajadora y optimista.

Actualmente cinco personas integran Teatro Grito, tres son fundadoras y dos se incorporaron en 2007, cuyo trabajo no es el tradicional, pues se desarrolla bajo la lógica de grupo, por tanto no hay un director.

“Creemos que la mayor potencialidad del elenco es haber formado un grupo de personas dispuestas a trabajar en equipo”, manifestó.

Según Arancibia, el elenco del que es parte trabaja en obras teatrales que se presentan en escenarios, pero también desarrolla el teatro callejero y el teatro para niños, pues la visión del grupo es llegar con teatro a todos los públicos y a todos los lugares, de manera que se democratice el acceso a este arte.

Integrantes del elenco

Teatro Grito también incursionó en la parte formativa porque considera que el teatro es un instrumento que permite desarrollar habilidades sociales, resolver problemas, generar empatía; es una herramienta potente para cuidar la salud emocional.

“El aporte del teatro es importante para la calidad de vida de las personas”, señaló el productor, quien también es un reconocido actor de cine.

Consideró que uno de los principales problemas, y no solo para el grupo, sino para muchos otros elencos, es la sostenibilidad económica; sin embargo, pese a este aspecto negativo que puede ser una traba, Teatro Grito logró autogestionar fondos y financiamientos para generar proyectos artísticos, lo que queda demostrado en sus años de vigencia.La obra ‘Viaje al corazón de la madre tierra’. (Foto: Toto Torrez)

Actualmente, el grupo puso en cartelera la obra Viaje al corazón de la madre tierra (teatro callejero) y para las fechas próximas al Día del Niño presentará la obra De brujos y artilugios, con la que también participará en el Festival Internacional de Santa Cruz (Fitcurz), que es un escenario muy importante en el país.

En esa lógica de grupo, los integrantes de Teatro Grito dialogan antes de crear una nueva obra sobre lo que desean plasmar, las temáticas que preocupan e interesan y a partir de ese trabajo nacen las propuestas y las improvisaciones. Posteriormente uno del grupo asume la dirección de la obra.

Desde hace unos años, el grupo también administra la Casa Grito, ubicada en la zona Sur de la ciudad de La Paz, concebida como un espacio para respirar arte, ya que ahí se desarrollan los talleres que dicta el grupo, los ensayos, pero también está abierto a los artistas.

Arancibia señaló que el año 25 de Teatro Grito será celebrado con “orgullo” y actividades especiales que se desarrollarán cada mes, entre ellas estrenos de obras, reposición de otras clásicas, recopilación de anécdotas de los exintegrantes y talleres formativos para compartir la experiencia acumulada en años de trabajo.

¿Por qué Teatro Grito?

Porque grito es una palabra que tiene fuerza, de la que uno se acuerda fácilmente, porque el grito es una emoción ligada a la humanidad. “Esta palabra nos identificaba mucho y nos gustaba como sonaba”, afirmó Arancibia.

 

Comparta en Redes Sociales

Imprimir   Correo electrónico

Ahora El Pueblo logo

Búsqueda